fbpx
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

¿Hablamos de SUERTE?

Muchas veces oímos hablar de “la suerte” esa suerte que generalmente tienen los demás, que favorece a algunos proyectos, a algunos emprendedores, pero ni mucho menos a todos por igual.
Esa suerte que llega por sorpresa, de manera inesperada; una suerte impredecible que parece, solo toca con su varita mágica a unos pocos afortunados.
 
Sí, estamos de acuerdo, “la suerte” tiene un componente azaroso que no podemos negar, pero, a partir de ahí, discrepamos; la suerte se busca, se trabaja y se visualiza hasta que finalmente llega. Puede que esa suerte aparezca en forma de oportunidad, esa que no podemos dejar escapar; o como un contacto “clave” que nos allana el camino hacia el éxito. En cualquier caso, las oportunidades son siempre fruto del esfuerzo, del trabajo constante e ininterrumpido que, al cabo de un tiempo, da sus frutos, como quien siembra para después recoger su cosecha.
 
La suerte, en contra de lo que pensamos, no es tan azarosa; la suerte se busca y se merece, la suerte recompensa y solo podremos o sabremos aprovecharla al cien por cien si cuando, finalmente llega, esta nos encuentra en movimiento, con esa inercia que nos da la energía necesaria para seguir avanzando hacia nuestros objetivos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros posts del Blog

×