Consejos para un NETWORKING EFECTIVO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Networking; llevamos tiempo escuchando esta palabra, pero, quizás no la hemos hecho “nuestra” hasta hace unos años. Hoy la utilizamos constantemente, incluso demasiado… podríamos decir que “El Networking está de moda” pero, ¿sabes exactamente su significado?

A pesar de que la RAE aún no ha aceptado esta palabra como parte de nuestro diccionario, podemos hacer una traducción inmediata del inglés: NET=RED WORKING=TRABAJANDO y decir por lo tanto que “Networking es la capacidad de crear una red de contactos con el propósito de generar oportunidades laborales o de negocio.” o, de una forma más extensa: “Networking es un anglicismo empleado en el mundo de los negocios para hacer referencia a una actividad socioeconómica en la que profesionales y emprendedores se reúnen para formar relaciones empresariales, crear y desarrollar oportunidades de negocio, compartir información y buscar clientes potenciales.

Estamos convencidos de que el Networking es una pieza clave en todo desarrollo profesional y, seguro que ya lo sabes, pero si eres emprendedor esta actividad se convierte en una necesidad vital.

Un aprendizaje constante, acudir a eventos del sector a incluso investigar ciertos perfiles en la red, son algunas de tus rutinas diarias,

Pero, ¿Sabes cómo conseguir un networking de calidad y efectivo?

Te damos algunas claves enfocadas a encuentros presenciales:

Aunque no lo creas, tu labor de networking debe comenzar el día anterior al evento, convierte estos pasos en tu “ritual pre-networking” y comprobarás los resultados.

– Estudia el evento y a los profesionales o ponentes: ¿Quiénes son? ¿a qué se dedican? ¿Cuál es su especialidad? No dudes en utilizar LinkedIn o el propio Google para conocer un poco más sobre ellos.

– ¿Qué podría yo, desde mi experiencia ofrecerles?

– Prepara una presentación clara y concisa sobre quien eres y lo que haces. Recuerda que la atención de tu receptor durante escasos segundos, así que no pierdas la oportunidad, consigue que se quede con tu esencia y captar su atención.

El día del evento:

– Prepara tus tarjetas de visita y llévalas a mano, además de un bolígrafo, en el caso de que tengas que tomar alguna anotación.

– Da el primer paso, acércate y preséntate.

– Pon en práctica tu “elevator pitch” pero, ante todo, se tú, sé natural y conecta con tu interlocutor.

– No te centres solo en qué puedes obtener de esa persona, sino en qué puedes aportar, en qué puedes ayudar, que recurso, herramienta, consejo o incluso contacto puedes ofrecer a la otra persona.

– Intenta quedarte con los detalles de la conversación, serán de gran ayuda a la hora de retomar el contacto posteriormente

Una vez finalizado el evento, y tras unas horas, incluso un par de días después:

– Haz un repaso de todos los contactos, dale una pensada a cómo actuar con cada uno de ellos.

– Es el momento de bajar todo lo comentado a tierra, manda emails recordando quien eres y haciendo una o varias propuestas reales y de valor

Si tras el evento, no has tenido la ocasión de charlar con esa persona que tenías en mente, no te preocupes, siempre podrás contactarle:

– Envía un email o mensaje en LinkedIn para dar la enhorabuena a ese ponente en particular.

– Puedes seguirles en redes sociales, escribirles por privado o comentar sus publicaciones, date a conocer.

– Simplemente, escríbele para proponerle esa gran idea o esa colaboración que tienes en mente, no olvides mencionar el evento en el que le viste y quien sabe… ¡todo es intentarlo!

Está claro que hay que valorar el networking como lo que es, una herramienta indispensable, basada en la propia comunicación y las relaciones sociales y personales, es cierto eso de que “todos estamos conectados», de una u otra manera, así que, no olvides que el boca a boca es y seguirá siendo el valor diferencial por excelencia.

Déjanos tu comentario